• Hotline +33 (0)1 81 93 09 00
  • Nuestras tiendas
  • Mi cuenta

¿CÓMO ELEGIR SU AMPLIFICADOR DE GUITARRA?


Concebido en los años 20 con el fin de amplificar guitarras acústicas con pastillas magnéticas bastante rudimentarias, la amplificación de la guitarra eléctrica tal y como la conocemos hoy en día da sus primeros pasos en los años 50 con la aparición de las primeras guitarras eléctricas “verdaderas”, guitarras de caja sólida (solid body), en las que la ausencia de potencia y volumen natural impone la creación de un sistema específico para que se oigan mejor. La carrera por la innovación estará encabezada, fundamentalmente, por Fender y Gibson.


Un poco de historia


Los primeros amplificadores no siempre bastaban para hacer sonar correctamente a los grupos sobre el escenario con públicos cada vez más numerosos. Para compensar, los músicos lo que hacían era subir al máximo el volumen de su amplificador generando una distorsión de la señal sonora. De esta forma, por accidente, aparece la saturación.

En esta época sólo hablamos de sonidos “crunch” (punto medio entre el sonido limpio y la distorsión) o del sonido “overdrive” (distorsión controlada). Hay que esperar a los años 60 para encontrar pedales de saturación que permitan obtener un mayor “gain” sin necesidad de subir al máximo el volumen del amplificador.

No es hasta los años 70 y 80 cuando aparecen los primeros amplificadores con efectos de distorsión integrados, equipados con potenciómetros “volumen” o “ganancia” para ajustar con antelación el nivel de distorsión, y con un “máster” (volumen de potencia) cuya función es la de controlar el nivel de salida general. Posteriormente, hacia los años 90, los amplificadores vendrán equipados con distintos canales, uno de ellos dedicado específicamente a la distorsión.

Los amplificadores se dividen en dos grandes familias:

– Amplificadores a válvulas
– Amplificadores a transistores ( también existen los amplificadores híbridos, equipados con una válvula en la preamplificación), cada uno de ellos con sus ventajas e inconvenientes, que os presentamos en esta guía de amplificadores de guitarra.



Amplificadores a válvulas


Los amplificadores a válvulas suelen ser habitualmente la elección de quienes buscan calidad y autenticidad. La potencia y la preamplificación están aseguradas por válvulas y proporcionan un sonido más cálido, así como mayor rendimiento y personalidad. A cambio, obligan a tocar a un nivel de salida mucho más alto para explotar todo su potencial (sobre todo en el caso de amplificadores vintage con menos opciones de ajuste).

Es el trabajo de la etapa de potencia el que proporciona el rango dinámico y la compresión musical tan apreciados en este tipo de amplificadores. Es indispensable alcanzar un determinado nivel de volumen para que las válvulas funcionen y muestren toda su calidad.

Es la razón por la cual recomendamos, en el marco de la adquisición de un amplificador a válvulas, no exceder los 40-60 vatios de potencia, so pena de no aprovechar totalmente dicho material.

Sin embargo, la mayoría de modelos actuales disponen de 2, 3 o 4 canales separados, así como de numerosos ajustes que permiten controlar la interacción entre el nivel de saturación y el de salida. Por tanto un uso óptimo no supone ningún problema, independientemente del volumen requerido.

Los modelos de gama alta suelen estar fabricados en Europa o en Estados Unidos. Estos modelos a válvulas son aun más caros porque utilizan componentes costosos y muchas veces difíciles de encontrar. Por otro lado es importante saber que las válvulas son piezas que sufren un desgaste y que hay que cambiar al cabo de unos años. La excelencia tiene un precio.

Cabe señalar que desde hace unos años algunos fabricantes proponen gamas de entrada (producidos en Asia con unos costes de producción menores) que ofrecen resultados convincentes y son una alternativa atractiva a ciertos amplificadores a transistores.



Amplificadores a transistores


Los amplificadores a transistores o amplificadores de modelado, a diferencia de los modelos a válvulas, generan sonidos con menor calidez y profundidad y también con un rango dinámico menor. Esto último se acaba convirtiendo en una ventaja: proporciona una calidad de sonido casi constante.

Sin embargo, los puntillosos notarán que a plena potencia, allí donde los amplificadores a válvulas ganan en timbre y en homogeneidad, los sistemas de transistores tienden a deteriorar ligeramente la señal, la definición y los matices de la dinámica. Es por ello preferible elegir un amplificador por encima de las necesidades reales de potencia, con el fin de no encontrarse limitado.

Los componentes necesarios para su fabricación son menos costosos y casi toda su producción está radicada en Asia, por lo que el precio medio de un amplificador a transistores o de un híbrido es casi siempre muy accesible, dando acceso a los principiantes a una serie de productos satisfactorios en términos de relación calidad-precio.

Por todo ello podemos concluir que la elección entre válvulas y transistores está esencialmente relacionada con el presupuesto que queramos destinar.



La potencia


El rango de potencia disponible en el mercado oscila entre los 2W y los 100W. La elección de la potencia dependerá fundamentalmente del contexto en el que el amplificador va a ser utilizado: práctica individual, estudio de grabación, escenarios pequeños, grandes estadios...

Cálculo de los vatios


Es bueno saber que el cálculo de los vatios necesarios con respecto a la potencia de sonido real no se establece de la misma manera si hablamos de válvulas o de transistores. El ratio de potencia válvulas/transistores es aproximadamente de 1/3 (por ejemplo, para tener el equivalente a 100W de transistores bastarán 30W de válvulas). Otra información importante: habitualmente se piensa que pasar de 25W a 50W en un ampli a válvulas implica obtener el doble de potencia de sonido. Esto no es así. El incremento en la potencia sonora sería, aproximadamente, del 30%.

Potencia de un ampli a transistores


Para un uso doméstico un amplificador de 2W es más que suficiente. Sin embargo, puede ser interesante optar por amplificadores de 15W, 20W o incluso 30W. Por un lado la caja de estos amplificadores es más grande y produce un sonido con más cuerpo. Por otro lado los altavoces asociados a estos tipos de amplificador disponen de un mayor diámetro, por lo que su equilibrio de frecuencias es más homogéneo y sus graves más consistentes.

Para tocar en grupo con un batería, 100W es la potencia habitual para poder oírse cómodamente, sin necesidad de llevar el amplificador al límite. Incluso se puede considerar una potencia de 50W siempre que el resto de la banda, y más concretamente el batería, gestione correctamente el volumen al que toca.

Para una práctica más intimista, cualquier amplificador de menos de 30W será perfecto.

Potencia de un amplificador a válvulas


Para tocar en grupo con un batería, 30W-40W de válvulas es suficiente, aunque no estaría de más optar por un 50W-60W.

Los amplificadores de 100W o más son generalmente cabezas de amplificadores acoplados a bafles con 4 altavoces de 12'', destinados a suministrar intensas saturaciones Rock-Hard-Metal con toda la riqueza de frecuencias que estas pantallas pueden ofrecer. Para que rindan de forma óptima, es necesario configurarlos con un volumen de salida mínimo. Si éste es insuficiente, su “inercia” no permitirá que se obtengan los mejores resultados.

Par tocar en casa o en estudio de grabación, los amplificadores a válvulas de baja potencia (entre 0,25W y 30W) pueden ser grandes aliados. Sus posibilidades de ajuste son en principio bastante limitadas, a menudo sin volumen máster. La saturación natural es poco importante, pero los amplificadores de baja potencia proponen un tipo de “overdrive” tipo “Blues” realmente atractivo y sólo es necesario añadirle uno o varios pedales de distorsión para ampliar el panel de sonidos. Si el presupuesto os lo permite, elegid un amplificador con controles “gain” y “volumen máster” (por ejemplo el Blues Junior III FSR), para disponer de una cierta flexibilidad de uso.



Los altavoces


Existen principalmente 4 tamaños de altavoces (expresados en pulgadas por los fabricantes): 6'', 8'', 10'' y 12'' (pulgadas). La 12'' es la más habitual para la guitarra eléctrica. En efecto, el altavoz con un diámetro de 12'' dispone de la respuesta de frecuencia más completa, equilibrada y adaptada a este registro.

Cuanto más pequeño es el altavoz más acentuados son los agudos y los medios-altos, en detrimento de los graves y los medios-bajos. Algunos amplificadores de guitarra eléctrica no muy comunes están equipados con altavoces de mayor diámetro (tipo 15''), para dar una mayor importancia a los graves. Son, a menudo, amplificadores dedicados a sonidos Jazz-Blues, de los que los guitarristas aprecian su profundidad y sonido aterciopelado.

Para obtener más cuerpo y profundidad es posible optar por amplificadores-combo, con 2 altavoces de 12'', o incluso añadir un bafle externo al amplificador, si éste viene equipado con una salida prevista para ello, teniendo siempre cuidado de respetar las impedancias y potencias admitidas.

Los guitarristas que buscan un “sonido grueso” prefieren los sistemas “stack”, compuestos de una cabeza de ampli y de uno o varios bafles separados, generalmente en 4x12'' (sistema por cierto difícil a transportar). Este tipo de configuración es frecuente en los registros Rock, Hard-Rock y Metal.



Sonido del amplificador de guitarra


Desde los años 60 existen 2 grandes escuelas: los amplificadores americanos y los ingleses, que son el resultado de una “filosofía” y de unas técnicas diferentes (elección de válvulas, componentes y circuitos, que desempeñan un papel decisivo en el resultado final). Por supuesto, ésto no significa que todos los amplificadores de una misma familia cubran el mismo registro o tengan exactamente el mismo sonido.

Amplificadores tipo “US”


Este tipo de amplificador ofrece sonidos claros, cálidos, brillantes y aterciopelados, con graves relativamente presentes. Las saturaciones son plenas, grasas, ligeramente comprimidas y pueden cubrir, según modelo y marca, registros que van del Rock-Blues-Jazz (caso de los amplificadores Fender) al Rock-Metal (en particular los amplificadores Mesa Boogie).

En función de su potencia estos amplificadores suelen estar equipados de :

– válvulas de potencia 6L6, como en el amplificador FENDER Hot Rod Deluxe III.
– válvulas de potencia 6V6, como en el amplificador FENDER 65 Deluxe Reverb.
– válvulas de potencia EL84, como en los populares PEAVEY Classic 30 o FENDER Blues Junior III.

Amplificadores tipo "británicos"


Son parte integral del sonido Rock de bandas legendarias como The Who, Led Zeppelin, The Rolling Stones, AC-DC o Queen. Los graves son más contundentes, los agudos más ácidos y la saturación más impetuosa. Son ricos en el rango medio y más definidos que los amplificadores tipo “US”. Cabe destacar el Vox AC30 y marcas como Marshall y Orange. La mayoría de amplificadores “británicos” están equipados con válvulas de potencia EL34 y EL84.

Amplificadores hi?bridos y de modelado


La tecnología ha propiciado avances sorprendentes estos últimos años y los amplificadores de transistores tienden a acercarse cada vez más al sonido de las “válvulas” a través de circuitos digitales de modelado y simulación. Reproducen a la perfección algunas de las características de los amplificadores a válvulas de referencia, especialmente en materia de calidez y carácter, aunque todavía existen grandes diferencias en lo concerniente a dinámica y expresividad

Las prestaciones de los amplificadores a transistores pueden mejorarse considerablemente añadiendo en la preamplificación (y más raramente en la amplificación) una válvula que influya en la calidez y en la dinámica del sonido. Marcas como VOX con la serie Valvetronix (mezclando válvula de preamplificación y modelado), toda la gama LINE 6 (híbrido o enteramente a transistores) o ROLAND con la serie Cube (enteramente transistores) se han convertido en punta de lanza en el diseño de estas nuevas tecnologías.

Los neófitos tienen actualmente acceso a amplificadores extremadamente versátiles y que ofrecen unas sensaciones al tocar hasta ahora impensables, a precios más que razonables.


Estilos de música y marcas de amplificadores


Con el fin de ayudarte a elegir tu amplificador, aqui? tienes las marcas tradicionalmente asociadas a los distintos universos musicales. Ten en cuenta que, sea cual sea la marca, los amplificadores de modelado suelen cubrir todos los registros.

FENDER

FENDER


La marca de guitarras Fender está generalmente asociada al Rock'N'Roll. Desde 1946 Fender ha transformado la música gracias a numerosos instrumentos emblemáticos conocidos en el mundo entero. Muy apreciada entre los coleccionistas y los músicos más famosos, Fender es un icono cultural en el mundo de la música. Entre sus modelos más conocidos se encuentran la Telecaster, la Stratocaster y el Jazz Bas.
Estilos de música con amplificadores Fender: Jazz, Country, Blues, Rock, Garage.

MARSHALL

MARSHALL


Marshall es uno de los mayores fabricantes de amplificadores de guitarra del mundo. La marca Marshall fue creada por Jim Marshall en 1962 con el lanzamiento del JTM 45. Jim Marshall también es el creador del sistema “stack”. Se trata de una marca reconocida a nivel mundial, gracias sobre todo a su uso en el escenario por parte de grupos y artistas como The Who, Jimi Hendrix o Eric Clapton.
Estilos asociados a los amplificadores Marshall: Blues, Rock, Garage, Hard Rock, Heavy Metal, Metal (dependiendo del modelo).

VOX AMPS

VOX


Fabricante inglés de equipos musicales, Vox es conocido fundamentalmente por sus amplificadores de guitarra. Después de haber fabricado el órgano electrónico Univox, la empresa fundada por Tom Jennings diseñó un prototipo de amplificador de guitarra, para finalmente lanzar al mercado el amplificador Vox AC15 15W en 1958, que fue adoptado por numerosos grupos ingleses (como por ejemplo The Shadow). En 1959 lanzan una nueva versión, el Vox AC30 30W, dotado de altavoces. Este amplificador va a ser utilizado por grupos de fama mundial, como The Beatles, Queen ou The Who.
Estilos asociados a los amplificadores Vox: Blues, Rock, Garage.

Peavey

PEAVEY ELECTRONICS


La empresa estadounidense Peavey Electronics fabrica equipos de audio. Conocida mundialmente, la marca Peavey produce principalmente guitarras eléctricas, bajos eléctricos y amplificadores de guitarra. Con un sonido tildado de "bastante frío", la marca de amplificadores se asocia con grandes artistas como Ben Wells, de Black Stone Cherry, o Herman Li, de Dragonforce.
Estilos asociados a los amplificadores Peavey: Jazz, Blues, Rock, Metal (dependiendo de los modelos).

Orange

ORANGE


Fundada en 1968 por Cliff Cooper, el fabricante inglés Orange Amplifiers ha formado parte de la historia del rock desde hace más de 40 años. Todos los modelos de amplificadores de la marca son fabricados en Inglaterra, a excepción de algún combo pequeño entrada de gama, fabricado en Corea. Numerosos artistas conocidos han contribuido al renombre de la marca, como es el caso de Noel Gallagher de Oasis, Jimmy Page u Omar Rodríguez-López.
Estilos de música asociados a los amplificadores Orange: Blues, Rock, Garage.

Mesa Boogie

MESA BOOGIE


Nacida en la década de los 60, la marca estadounidense de amplificadores de guitarra Mesa Boogie fue fundada por Randall Smith, que inicialmente rediseñaba amplificadores Fender para darles mayor gain y potencia. Será el mundialmente conocido Carlos Santana quien impulsará la marca a finales de los 60, destacando la calidad de sus amplificadores Princeton Boogies. Le seguirán los amplificadores Mark I, Mark II, Mark III, Mark IV y Mark V y posteriormente modelos como los de la serie Rectifier. Conocidos por su gran calidad y excelente distorsión, los amplificadores Mesa Boogie son utilizados sobre todo en el Hard Rock y en el Metal (por Lamb of God o Metallica por ejemplo), pero también por artistas pertenecientes a otros géneros musicales, como Radiohead.

Estilos de música asociados a los amplificadores Mesa Boogie: Jazz, Blues, Rock, Hard Rock, Metal (dependiendo de los modelos).



Utilizamos cookies para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación. Si sigues navegando, consideramos que aceptas su uso. más información.
Sí, entiendo